Estos kits fotovoltaicos conectados a la red eléctrica consisten básicamente en un generador fotovoltaico (paneles) acoplados a un inversor que opera en serie con la red eléctrica convencional.

El concepto de inyección a la red tiene un amplio margen de aplicaciones, desde pequeños sistemas domésticos de pocos kilowatt pico (kWp) de potencia instalada hasta centrales de varios megawatt pico (MWp). El generador fotovoltaico capta la radiación solar y la transforma en energía eléctrica, que en lugar de ser almacenada en baterías, como en los sistemas aislados u off grid, se puede utilizar directamente para consumo o entregarla a la red eléctrica de distribución. Estas dos funciones las realiza un inversor de corriente directa a corriente alterna, especialmente diseñado para esa aplicación.

A diferencia de un sistema fotovoltaico autónomo, los sistemas de conexión a la red no necesitan ser dimensionados específicamente; pues estos no satisfacen una carga en particular, la energía generada se canaliza al consumo, el faltante lo aporta la red y /o el sobrante se deriva a la red (no así en los kits que no inyectan energía a la red).

Son sistemas modulares: permiten inversiones de forma progresiva y los costos de operación y mantenimiento son incomparablemente inferiores a los sistemas fotovoltaicos con baterías.

Los Sistemas Fotovoltaicos Interconectados a Red, son ideales para bajar el tipo de tarifa eléctrica actual en residencias, comercios o empresas con altos consumos eléctricos.